Perú

Dorado

El dorado (Brachyplatystoma rousseauxii) es un pez migratorio que habita en la Amazonía y realiza la migración en agua dulce más extensa del mundo. El dorado llega a medir alrededor de 140 cm, no tiene escamas, es de carne blanca, su piel es dorada y plateada, cuenta con unos largos bigotes y la forma de su cuerpo sugiere que es un veloz nadador. Cruza casi todo el ancho de Sudamérica para cumplir su ciclo de vida en un recorrido de ida y vuelta entre los Andes y el océano Atlántico, completando un viaje que puede superar los 8,000 km.

Esta especie se reproduce en las cabeceras de cuenca ubicadas en el piedemonte andino, donde las montañas se unen con la selva. El dorado inicia su viaje como una pequeña larva y sus movimientos son controlados principalmente por las corrientes de los ríos. Conforme va descendiendo, va creciendo y cruzando la planicie amazónica hasta llegar como un pequeño juvenil al estuario, donde el Amazonas descarga en el océano Atlántico (Brasil). Luego de dos o tres años, el dorado alcanza un tamaño entre los 60 y 80 centímetros, y retorna a la planicie amazónica donde encontrará alimento y seguirá creciendo por uno o dos años más. Después de este periodo, alcanza la madurez sexual, y ya como adulto, está listo para reproducirse y continuar su viaje hacia las cabeceras de cuenca.

El dorado es clave para todo el sistema acuático amazónico, ya que como depredador ocupa el nivel más alto en la cadena alimenticia de los principales ríos, y también es de vital importancia para miles de personas que lo utilizan como alimento y sustento económico. Es explotado comercialmente por la flota pesquera brasileña, peruana, colombiana y boliviana, lo cual trae como consecuencia una fuerte presión de pesca que, actualmente, es muy difícil de regular.

Nuestro trabajo para mantener sus poblaciones incluye la identificación de los hábitats clave que el dorado necesita para cumplir sus funciones vitales; esto es para la reproducción (las cabeceras), para la alimentación (la llanura amazónica) y para el crecimiento de las nuevas generaciones (el estuario). Asimismo, buscamos identificar las principales amenazas que tienen estos hábitats y así planificar estratégicamente los esfuerzos de conservación y manejo. El dorado nos ha dado una gran lección a todos los investigadores de las pesquerías amazónicas; a partir de su estudio es evidente la necesidad de centrar esfuerzos en sus hábitats críticos, donde no solamente se garantizará la sobrevivencia del dorado, sino también la de muchas otras especies asociadas a estos ambientes de la Amazonia.

La supervivencia de este increíble pez depende del mantenimiento de la conectividad entre sus hábitats críticos, ya que debe cruzar de un extremo al otro para alcanzarlos durante un ciclo de vida. Para el dorado, la Amazonía es una sola cuenca, desde los Andes hasta el Atlántico.

10 datos sobre el dorado:

  1. Un dorado recorre aproximadamente 8,000 kms durante su vida, si consideramos la distancia recorrida en su descenso como larva y sus desplazamientos de joven y adulto buscando las zonas de desove.
  2. El dorado nos ha enseñado que los Andes y el océano Atlántico están conectados, y que otros peces y hábitats dependen de esta permanente conexión.
  3. Debido al tamaño que alcanza (140 cm) también es conocido como bagre Goliat.
  4. Las cabeceras de cuenca donde desova se encuentran entre los 200 y 400 msnm.
  5. Vive entre 2 y 3 años en el estuario, desembocadura del río Amazonas en el océano Atlántico, para alcanzar el tamaño suficiente e ir río arriba por el Amazonas.
  6. Un viaje de un solo sentido le puede tomar entre 18 y 24 meses.
  7. Su principal camino son los grandes canales del río Amazonas. Ingresa a territorio peruano tanto por el norte en el río Amazonas (Loreto), como por el sur en el río Madre de Dios (Madre de Dios).
  8. Es una de las principales fuentes de proteína animal para la población de la región amazónica.
  9. El dorado logra atravesar las cachuelas o rápidos (zonas de gran desnivel del canal) de Santo Antonio y Jirau (Brasil) o Cachuela Esperanza (Bolivia). Estas barreras naturales no representan gran problema para que llegue a las zonas de desove.
  10. El dorado es una de las dos especies migratorias que usan el estuario como área de cría pero desovan en el piedemonte andino.


Especialista clave

Carlos Cañas
Coordinador, Aguas Amazónicas - Perú
Todo el personal de Dorado >>