Noticias

06

Por Bárbara Fraiser

Érase una vez, miles de dorados -un gigante entre los bagres-, nadaban a más de 3000 kilómetros de la desembocadura del río Amazonas para desovar durante el otoño austral en el río Mamoré de Bolivia, en las estribaciones de los Andes. Pero el dorado, que puede crecer hasta más de dos metros de largo, está desapareciendo de esas aguas, y los científicos culpan a dos represas hidroeléctricas que Brasil construyó hace una década en el río Madeira.

“Las represas están bloqueando a los peces” dice Michael Goulding, ecologista acuático de WCS en Gainesville, Florida, quien estudia el dorado amazónico desde 1970. Según Goulding, el dorado está probablemente está “camino a la extinción” en Perú y Bolivia.

La mayoría de represas están en Brasil, donde los científicos han expresado su preocupación sobre el desplazamiento de las comunidades locales y las emisiones de gases de efecto invernadero como el dióxido de carbono y el metano de los grandes embalses.

Pero mientras los países buscan nuevas fuentes de energía para impulsar el crecimiento económico, un aumento en la construcción de represas en el flanco oriental de los Andes podría amenazar aún más la migración de peces y los flujos de sedimentos, comenta para Science Advances Elizabeth Anderson, ecologista conservacionista de la Universidad Internacional de Florida en Miami. 

Para la ecología de la cuenca occidental del Amazonas, donde las montañas se encuentran con las tierras bajas, la principal consecuencia del aumento de presas es la fragmentación del hábitat. La interferencia con el desove es una etapa. Otra es que las represas retienen los sedimentos y nutrientes que nutren la cuenca del Amazonas, dice Anderson. Su equipo documentó 142 presas hidroeléctricas que están operando o van a ser construidas en las cabeceras de la cuenca occidental de la Amazonía, y otras 160 que están bajo consideración. Si se completa un porcentaje de los proyectos planeados, la interrupción del hábitat podría tener una cascada de efectos ecosistémicos con devastadoras consecuencias, dicen los científicos.

La desaparición del dorado (Brachyplatystoma rousseauxii) del río Mamoré sugiere que la fragmentación ya está cobrando un precio. Y eso a pesar de las características de las represas que están destinadas a mitigar su impacto. Las presas del Madeira, por ejemplo, están diseñadas para permitir que los peces pasen: la presa inferior tiene un canal de derivación y la presa superior tiene un recinto en el que se capturan peces. Luego se transportan en camiones río arriba para liberarlos en el depósito. “Tal vez debido a las variaciones en las corrientes o la química del agua, los dorados no están utilizando el canal”, dice Carolina Rodrigues da Costa Doria, ictióloga de la Universidad Federal de Rondônia en Porto Velho, Brasil. “La amenaza no puede limitarse a los peces: los delfines de agua dulce y las nutrias de río también pueden migrar a lo largo de los ríos amazónicos, y aún se desconoce cómo las presas afectan su comportamiento”, dice Paul Van Damme, director del Instituto de Investigación Aplicada de Recursos Hídricos, un centro de investigación en Cochabamba, Bolivia.

Durante la temporada de lluvias, de noviembre a mayo, los niveles de agua aumentan en la cuenca del Amazonas, inundando grandes extensiones de bosque. Varias especies de peces nadan en él, se alimentan de frutas y luego dispersan las semillas. “Al bloquear las rutas de migración o cambiar los niveles de agua, las presas cambian los patrones de dispersión de semillas”, dice Sandra Bibiana Correa, ecologista de agua dulce en la Universidad Estatal de Mississippi en Starkville. El pas de deuxdel bosque de peces "es una interacción realmente delicada", dice ella. "Ha estado sucediendo durante decenas de millones de años. Podemos interrumpir eso muy fácilmente", comenta. 

Algunas especies se están aprovechando del desorden. Otro tipo de bagre gigante conocido como el manitoa o piramutaba rara vez se aventuraban aguas arriba de los rápidos que precedieron a las presas del río Madeira. A diferencia de su primo, esta especie (B. vaillantii) puede atravesar ambos desvíos de la presa y llegar al embalse superior, y desde allí nadar otros 1.000 kilómetros río arriba hasta la cuenca hidrográfica Madre de Dios en Perú. “No está claro si el recién llegado ocupará el papel ecológico del dorado o atacará a diferentes peces y sesgará los ensambles de especies”, dice Carlos Cañas, ecólogo de ríos y coordinador de la iniciativa Aguas Amazónicas en Perú de la Wildlife Conservation Society, la cual planea monitorear la migración de los grandes bagres en la cuenca.

 “Otras dos amenazas -el cambio climático y la deforestación que acompaña a la construcción de carreteras durante la construcción de presas- podrían amplificar la gravedad del deterioro ecológico”, dice Anderson. Está en juego, dice ella, los medios de subsistencia de los pueblos indígenas que dependen de la pesca. “Otros proyectos, como los planes de Perú para dragar ríos para mejorar la navegabilidad, podrían exacerbar el impacto ecológico al cambiar los flujos, perturbar los sitios de desove y alterar la conexión bosque-río”, dice Fabrice Duponchelle del Instituto Francés de Investigación para el Desarrollo en Marsella.

“Los países amazónicos deben trabajar juntos para elaborar un plan de manejo a nivel de cuenca para peces migratorios”, dice Thomas Lovejoy, ecólogo tropical de la Universidad George Mason en Fairfax, Virginia. "Tenemos que administrar la Amazonía como un sistema", dice. No es demasiado tarde para preservar gran parte de la ecología de la cuenca occidental del Amazonas, donde "tenemos muchos ríos de flujo libre", agrega Anderson. "Hay una gran oportunidad para proteger al menos un subconjunto de ellos pensando en una escala regional".

Lee el artículo original en inglés aquí y revisa la publicación científica aquí

 

 

 

 

 


 

Actions: E-mail | Permalink |